Hace poco más de un año, mí ahora esposo y yo, planeábamos que nuestra boda civil fuera un momento inolvidable. Estábamos en búsqueda de, lo que nosotros consideramos de lo más importante para una boda, el fotógrafo perfecto e ideal para ése día tan esperado. Un día, íbamos mi mamá y yo rumbo a una tienda de decoración por Lapislázuli cuando, al pasar caminando, vi un espectacular de una novia afuera de una casa que me llamó mucho la atención (cabe mencionar que el plan de mi esposo y yo era casarnos en playa y la foto del espectacular era precisamente de una novia en playa). Decidimos pasar para pedir informes. Al entrar nos atendió una chava súper buena onda y nos comentó que el fotógrafo bajaría en unos momentos más. Mientras mi mamá y yo esperábamos viendo las fotografías colgadas en la oficina, entra el fotógrafo. Resultó ser que el fotógrafo era un amigo mío que conocí en el trabajo hace años! Empezamos a ver los álbumes, las fotografías, videos, etc y en pocas palabras, nos encantó su trabajo. Saliendo de con Eduardo, inmediatamente le hablé a mi prometido y le pedí que fuéramos juntos para que él viera su trabajo, yo no necesitaba hacerlo de nuevo porque estaba 100% convencida que Eduardo era el fotógrafo perfecto. Al día siguiente fuimos y efectivamente, a mi prometido le encantó también, por lo que nuestra decisión de escoger a Eduardo fue casi inmediata. El plan era casarnos en Manzanillo, hacer el Trash un día después y la sesión casual, meses después en Guanajuato. Era Agosto, época de lluvias, y la ceremonia civil estaba pensada hacerse en la arena al aire libre. Después de horas esperando que el cielo se despejara (y vaya que estábamos muy nerviosos ya que si no dejaba de llover nos iban a casar en un salón del hotel, de lo cual yo estaba renuente y pidiéndole a Dios que dejara de llover para que las fotos pudieran hacerse afuera), gracias a Dios se despejó y dejó de llover a la hora que estaba planeada la ceremonia. No puedo describir lo increíble que fue trabajar con Eduardo y Ale el día de nuestra boda. Definitivamente fue mejor de lo que esperábamos. Eduardo y su equipo captaron cada sonrisa, cada mirada, cada gesto y cada momento especial. La buena vibra y energía tan positiva que transmitían nos hizo que no nos importara si llovía o no. Estábamos simplemente felices, disfrutando cada toma y cada momento de nuestro día. No porque haya sido nuestra boda, pero puedo decir que son las mejores fotos que he visto en mi vida. Las fotos de Guanajuato y las del Trash… simplemente speechless. No dejamos de recibir buenos comentarios de nuestros familiares y amigos al decirnos: “parecen fotos de revista”. Queremos agradecer a Eduardo, a Ale y a todo su equipo de trabajo por su profesionalismo, por haber sido parte de ése día tan querido y por haber plasmado un excelente trabajo y dedicación a cada una de nuestras fotografías, no podemos estar más contentos y agradecidos porque también nos otorgaron algo más: su amistad. Así que, si están buscando al fotógrafo ideal, no busquen más porque ya lo encontraron.
listo!
https://www.facebook.com/susana.partida.5?ref=ts&fref=ts
Susana y Javier
https://www.facebook.com/susana.partida.5?ref=ts&fref=ts