Dress in Room o Previas

La sesión Dress in Room es una de las más simbólicas, ya que en ella se muestran los detalles que forman parte de la ceremonia; el vestido de novia, las argollas, las arras, el velo, el lazo, los tacones, todo eso forma parte de los accesorios que representan cada detalle de la ceremonia. Generalmente están cargados de emociones e historias familiares, lo cual les entrega una importancia enorme y me permite explayarme como fotógrafo profesional de bodas y explotar texturas, colores y formas, entregando así fotos increíbles y muy artísticas.

El maquillaje, y el peinado siempre entregan imágenes muy interesantes, en las que la novia empieza a darse cuenta que el día más esperado ha llegado.

La puesta del vestido de novia es una de las partes más emotivas de la sesión, en la que todo comienza a sentirse más real. Ese momento en el que la novia se ve en el espejo, con el vestido puesto siempre está lleno de emociones y siempre estaré listo para captarlas.

Otro momento increíble, es cuando los papás ven a su hija lista, hermosa, reluciente, portando el vestido con el que comenzará la etapa más importante de su vida; Éste es, sin duda alguna, el momento cumbre de la sesión, en el que las lágrimas, tanto de los papás, de la novia, y porqué no? del fotógrafo de bodas, fluyen por la emotividad del momento. Lleno de palabras cargadas de sentimiento, recuerdos de como fue creciendo su pequeña hija hasta convertirse en la mujer frente a ellos, lista para unir su vida en Santo Matrimonio.
La bendición de los papás es el momento que más disfruto captar, porque se dan cuenta de que es el día en el que su hija comenzará una nueva familia y las palabras siempre son hermosas y alentadoras.

Definitivamente la sesión previa entrega fotografías espectaculares, que requieren de equipo especializado y una sensibilidad para captar esos detalles del día más importante de tu vida.